Los Secretos del Hombre mas Rico del Mundo, Carlos Slim

Los Secretos del Hombre mas Rico del Mundo, Carlos Slim

Los Secretos del Hombre mas Rico del Mundo, Carlos Slim

Creo que la pobreza no se puede enfrentar a través de dádivas No puedes luchar contra este flagelo mediante donaciones deducibles de impuestos o con programas sociales. La pobreza la enfrentas solo con buena educación y con puestos de trabajo.

Como regalo de bodas Slim recibió un millón de pesos de parte de su mama, patrimonio con el cual compro un terreno en Polanco. Según la costumbre libanesa era para construir la casa de la nueva familia. Pero la nueva pareja concibió una variante de esa tradición: construyeron un edificio donde ocuparon un piso y rentaron los otros departamentos.

*** El secreto de este moderno rey Midas para hacerse multimillonario surgió de su admiración por la filosofía de algunos grandes financieros como Jean Paul Getty, Benjamin Graham y Warren Buffet.

Slim asimilo las enseñanzas de Benjamin Graham quien sostenía los siguientes principios:

El inversionista debe ponerse alguna clase de limite en el precio que paga.
Mucho mas importante que saber cuando comprar o cuando vender es saber cuando NO comprar.
Nadie le pregunta a un experto como conducir los negocios y su vida… menos la bolsa.

Existen tres ámbitos donde una persona educada debe conducirse como un descerebrado: la religión, la bolsa y las matemáticas En los tres casos no solo “queda bien” considerarse un perfecto ignorante, sino que incluso es de mala educación discutir.

En pocas palabras: El empresario solo es un administrador temporal de la riqueza.

La ocupación desplaza a la preocupación y los problemas al enfrentarlos desaparecen.

“La riqueza es como un huerto. Tienes que compartir el fruto, no los arboles”.

Slim fue de compras en medio de una de las mas severas crisis económicas de la historia moderna mexicana. Esto es, mientras los inversionistas extranjeros y locales intentaban deshacerse de sus activos a cualquier precio, Slim hizo lo contrario: compro empresas de minería, tiendas minoristas, fabricas de cable y mucho mas. Precisamente durante la crisis, construyo el mayor conglomerado económico del país: el Grupo Carso.

“Los malos tiempos son buenos, si sabes que hacer con ellos:  Era el mejor momento, nadie quería comprar y todos querían vender”.

Bajo la óptica de Slim los negocios son simples:

  1. Cuida a tus clientes.
  2. Invierte mucho.
  3. Controla tus costos y tus gastos.

Los diez principios básicos de su imperio, fueron tomados de las enseñanzas de su padre, Julián Slim Haddad:

  1. Estructuras simples, organizaciones con mínimos niveles jerárquicos, desarrollo humano y formación interna de las funciones ejecutivas. Flexibilidad y rapidez en las decisiones. Operar con las ventajas de la empresa pequeña, que son las que hacen grandes a las grandes empresas.
  2. Mantener la austeridad en tiempos de vacas gordas fortalece, capitaliza, y acelera el desarrollo de la empresa, asimismo, evita los amargos ajustes drásticos en las épocas de crisis.
  3. Siempre activos en la modernización, crecimiento, capacitación, calidad, simplificación, y mejora incansable de los procesos productivos. Incrementar la productividad, competitividad, reducir gastos y costos, guiados siempre por las mas altas referencias mundiales.
  4. La empresa nunca debe limitarse a la medida del propietario o administrador. No sentirnos grandes en nuestros pequeños coralitos Mínima inversión en activos no productivos.
  5. No hay reto que no podamos alcanzar trabajando unidos, con claridad de los objetivos y conociendo los instrumentos.
  6. El dinero que sale de la empresa se evapora. Por eso re-invertimos las utilidades.
  7. La creatividad empresarial no solo es aplicable a los negocios, sino también a la solución de muchos de los problemas de nuestros países Lo hacemos a través de las Fundaciones del Grupo.
  8. El optimismo firme y paciente siempre rinde frutos.
  9. Todos los tiempos son buenos para quienes saben trabajar y tienen con que hacerlo.
  10. Nuestra premisa es y siempre ha sido tener muy presente que nos vamos sin nada; que solo podemos hacer las cosas en vida y que el empresario es un creador de riqueza que la administra temporalmente.

*** Me recomendó dos libros, How to be rich de Paul Getty, y Supermoney de Adam Smith.

Todos los que suenan con el éxito quisieran que Carlos Slim les confiara como hizo su fortuna hasta llegar a la cima. Ante esto Slim responde que no hay nada oculto, que su secreto consiste en trabajar, ahorrar e invertir.

Cuando Slim es interrogado acerca de que se siente ser el hombre mas rico del mundo, Slim ha respondido “se trata de un asunto que no tiene relevancia por que no es una competencia, no estoy jugando fútbol Al fin al cabo nadie se lleva nada de este mundo al morir. Sin embargo la riqueza debe ser administrada con eficiencia, probidad, eficacia y sobriedad.

…en ese entorno se destaca la escultura “Los últimos días de Napoleón”, acerca de la cual Slim ha dicho a sus amigos que “esta ahí para que no se olvide tener los pies en la tierra”.

Para los autores de “The Millionaire Next Door” cerca del 80% de los estadounidenses que han logrado riqueza ha sido a través de la acumulación de un dólar a la vez, trazando y siguiendo un plan para volverse millonarios, con mucha autodisciplina, habilidades y sin perder el enfoque de sus objetivos. Lo importante es dar el primer paso, pues el primer millón de dolares es el mas difícil de conseguir.

En todo caso, cual seria su legado?
– “Mi principal legado serán mis hijos. Muchos piensan dejar un mejor país para sus hijos, yo pienso dejar mejores hijos para mi país”.

El investigador, seguramente, querría enlistar los secretos de este guru financiero que lo llevaron a ser el hombre mas rico del mundo, pero encontraría solo uno: negociar de manera inflexible hasta el ultimo centavo.

“Mi padre, me inculco principios morales y de responsabilidad social muy claros. Actuar con la mas estricta moralidad y honradez.”

A finales de 1952, cuando yo tenia 12 anos, y con el fin de administrar nuestros ingresos y egresos, mi papa nos estableció la obligación de llevar una librea de ahorros, que revisaba con nosotros cada semana.

“Si mis hijos hubieran querido ser boxeadores o atletas tendrían que haber competido entre ellos. Pero en la vida real para conseguir tu felicidad no necesitas competir contra nadie?