Amar o Depender – Walter Riso

Te Gusta? Miralo en Amazon: http://amzn.to/1XtATR4

Buscar Libro: Intimidades Masculinas, Walter Riso.

El gusto por la droga no es lo que define al adicto, sino su incompetencia para dejarla o tenerla bajo control. Querer algo con todas las fuerzas no es malo, convertirlo en imprescindible, si.

El hecho de que desees a tu pareja, que la degustes de arriba abajo, que no veas la hora de enredarte en sus brazos, que te deleites en su presencia, su sonrisa o su mas tierna estupidez, no significa que sufras de apego. Pero si el bienestar recibido se vuelve indispensable, la urgencia por verla no te deja en paz y tu mente se desgasta pensando en ella: bienvenido al mundo de los adictos afectivos.

Recuerda: el deseo mueve al mundo, y la dependencia lo frena. La idea no es reprimir las ganas naturales que surgen del amor, sino fortalecer la capacidad de soltarse cuando haya que hacerlo.

Sugerencias: Empieza por alguna travesura que no sea peligrosa. Recurre al método del absurdo. Despreocupate del que dirán y de la adecuación social.

Nadie recuerda las experiencias recatadas y prudentes del pasado. La memoria siempre gira al rededor de las locuras y las metidas de pata que hicimos.

“Voy a consumir cada día menos crack”, puede resultar risible para los que saben del tema. La adiccion no se rompe lentamente. Puede haber retrocesos, avances y recaídas, pero la lucha es a muerte. Para una persona con predisposición a la adiccion no hay medias tintas. Un sorbo, una fumada o el mínimo consumo puede ser definitivo para que la oscura puerta del vicio vuelva a abrirse.

Parafraseando a Seneca: No hay esclavitud mas vergonzosa que la voluntaria.

El principio del autocontrol consistente: Si tengo miedo a las arañas, la mejor manera de vencer la fobia es permanecer el tiempo suficiente con ellas para que mi organismo se habitué a la adrenalina. Pero cuando se trata de apegos la cosa es distinta. Las adicciones no se vencen por exposición. Aquí la mejor opción es el autocontrol y la resistencia activa. Recordemos que en la adición no hay empalago; por el contrario, cuanto mas droga recibe el adicto, mas dependencia crea. A veces parecería no haber limite.